Blog

Los 7 peores errores a la hora de elegir un tipo de piel

 

Tipos de piel errores al comprar

 

Si necesitas cuero o material natural o animal, ¡mucho ojo! Estos son los 7 peores errores a la hora de elegir un tipo de piel. Es importante que tengas en cuenta estos consejos que te damos si no quieres fallar y pensar que te han dado gato por liebre. Así pues, toma buena nota y sabrás en todo momento el tipo de piel que estás comprando y para qué usarla.

 

Errores imperdonables al elegir tipo de piel

 

La información es poder. Vivimos en un mundo donde a veces se nos satura en exceso y no somos capaces de separar el polvo de la paja. Por eso te recomendamos que tomes buena nota. Estos errores imperdonables al elegir tipo de piel son habituales, y también perfectamente evitables.

 

Diferencia entre piel natural y piel sintética

 

Si vas a comprar piel, cuero material similar, ten claro el tipo de producto que necesitas y diferencia entre piel natural y piel sintética. Si buscas calidad, no dudes de que la piel natural es mucho mejor que la artificial y sintética, pero también algo más cara.

 

A veces nos dejamos llevar por los precios bajos, sin pensar en el tiempo de uso y deterioro de un artículo en particular. Por eso es importante saber que, aunque el cuidado de la piel natural pueda ser más delicado, también es un material excelente de mucha mayor durabilidad.

 

Hoy en día es fácil confundir la piel natural con la piel sintética, ya que los procesos son cada vez más elaborados y se logran efectos y acabados espectaculares. Sea como fuere, asegúrate de lo que quieres según tus necesidades para no fallar. Si buscas piel natural, no permitas que te ofrezcan polipiel, mediapiel o similpiel, pues son artificiales. Y si es al revés, igual, adquiere la sintética, pero no la natural, pues el cuidado, precio y trato son diferentes.

 

Asegúrate del tipo de piel que necesitas

 

También debes asegurarte del tipo de piel que necesitas. Es decir, que, aunque la piel y cuero naturales son mejores, no todos sirven para lo mismo. Según cuál sea la finalidad que le vayas a dar, encontrarás unos más adecuados que otros.

 

Dentro del mundo de la piel encontramos de muchas clases. Piel de vaca, de cerdo, de cabra… Como sabrás, no todas son útiles para lo mismo. La piel de cerdo es muy duradera, pero menos flexible que la de vaca, por ejemplo, y es la que se usa para el interior de bolsos o calzado, sin ir más lejos.

 

Así pues, si buscas material para decorar, diseñar ropa de trabajo o hacer marroquinería, por decir algunos ejemplos, tendrás que saber el tipo de piel que estás adquiriendo y para qué es más útil.

 

Conoce los cuidados de cada piel

 

No dejes que nadie te diga que estos materiales se cuidan solos. Antes de nada, conoce los cuidados de cada piel. Ya sea natural o sintética, es importante saber que requieren de un buen trato. Además, si quieres que dure tiempo en perfecto estado, tendrás que conocer trucos y fórmulas para limpiar piel y que luzca siempre brillante y como nueva.

 

Además, si la piel que adquieres va a ser para uso común y diario, necesitará unos cuidados específicos que no harán falta si es como adorno. Eso, por no hablar de los productos y artículos de piel para trabajos especiales, como guantes, por ejemplo, o cinturones, que requieren de un tratamiento más especializado.

 

No compres piel natural para usarla en lugares con demasiada luz del sol

 

Nunca compres piel natural para usarla en lugares con demasiada luz del sol o donde sus rayos incidirán directamente. Por más que te digan que no pasa nada, no es así. Este error hará que el material se deteriore más rápidamente de lo normal y su duración sea menor.

 

Hoy, por más tratamientos que se apliquen a la piel, y pese a que es un material muy resistente y de gran durabilidad, todavía no soporta bien la luz natural directa, por lo que es aconsejable retirarla de lugares donde le vaya a dar de esta forma. En todo caso, opta por la sintética.

 

No uses piel para estar en contacto con ciertas superficies

 

A la hora de elegir piel, ten en cuenta su uso. Si la piel va a estar en contacto constante con ciertas superficies, como uñas de animales domésticos, ropa con cremalleras y botones, bolígrafos o incluso niños pequeños, podrías necesitar, además de material resistente, tal vez otro tipo de producto.

 

Piensa que la piel se puede deteriorar bastante al tacto con superficies cortantes, o por el mal uso constante. Los niños pueden jugar con pinturas, y los perros la podrán rayar con sus uñas. En este caso, tal vez la piel de vaquetilla o serraje sea la más resistente, pero eso no significa que no se vaya a deteriorar.

 

Elige las secciones de piel que puedes encontrar

 

No todos los materiales, incluso de un mismo animal, son iguales. Es decir, que tienes que saber elegir las secciones de piel que puedes encontrar y seleccionarlas según tu necesidad. De lo contrario, puedes dar con sorpresas poco agradables.

 

Por ejemplo, la parte de piel del cuello o paletilla es la que se extrae de la zona delantera del animal. No es muy cara, tiene espesor irregular y es buena por su fácil tratamiento.

 

El crupón o espaldilla, correspondiente al lomo, es la mejor parte para trabajar si lo tuyo es la marroquinería, diseño, etc. Eso sí, es la más cara de todas las pieles.

 

Por su parte, las faldas, en la zona del vientre y las patas, es menos consistente y más manejable y deformable, por lo que es ideal para el modelado.

 

Otras partes a considerar son la flor y el reverso. La primera es porosa y lisa. El reverso es la parte que iba unida a la carne del animal, y por ello manejable y cómoda.

 

Piensa en los olores de la piel

 

¿Has caído en los olores de la piel? Cada una, sea del tipo que sea, tiene su aroma característico. Por otro lado, la piel sintética tiene cierto toque plastificado, aunque a veces se le aplican tratamientos para que se parezcan al olor a cuero.

 

Sea como fuere, no lo olvides, ya que es un aroma con el que vas a convivir mucho tiempo, y productos como la piel de cabra podría ser que con el paso de los meses acabe por incomodarte, por poner un ejemplo simple y rápido.

 

Trata de no caer en ninguno de estos errores a la hora de elegir un tipo de piel, ya que no disfrutar de este maravilloso mundo es una pena. Son muchas las opciones y bondades del material, de ahí que sea necesario seleccionar con sabiduría y tacto.

Cómo limpiar cuero: nuestros 13 trucos

 13 Trucos para limpiar la piel

Tener muebles y utensilios cuidados alarga su perfecto estado de utilización. Por ello hoy ofrecemos nuestros mejores trucos para limpiar cuero. Una forma excelente de lograr que conserve su aspecto nuevo y elegante durante muchos años.

 

Consejos para limpiar cuero 

 

Conozcamos una serie de consejos previos de gran interés antes de entrar directamente en los trucos para limpiar cuero:

 

- Debemos recordar la importancia de mantener las piezas de cuero fuera del alcance de la luz solar directa para evitar su deterioro en exceso.

- La limpieza regular es la mejor idea para que la pieza esté en perfecto estado.

- Antes de poner en práctica cualquiera de estos trucos, o previo a la limpieza, hay que quitar concienzudamente el polvo superficial con un trapo de microfibra, o con un paño húmedo con unas gotas de jabón líquido.

- Recordar también que no hay que enjuagar nunca el cuero, ya que el contacto directo con el agua estropea la pieza.

 

13 trucos caseros para limpiar cuero 

 

Veamos ya una serie de excelentes trucos para limpiar el cuero y que tenga una apariencia perfecta. Con estas ideas que aportamos aquí, cualquiera puede obtener un resultado excelente, ya que se usan productos que todos podemos tener en casa o adquirir fácilmente.

 

Uso de vaselina 

 

Este truco es perfecto para limpiar el cuero blanco o de color claro y que quede brillante. Para ello, frota con vaselina de forma uniforme sobre la superficie y deja secar 30 minutos. Luego, pasa un paño seco con un frotado suave hasta lograr el brillo natural del material.

 

Utiliza leche descremada

 

Otro peculiar truco para abrillantar cuero necesita de leche descremada. Para que sea efectivo este uso casero, humedece un poco del producto en una toallita fina y pásalo sobre la superficie con un movimiento suave. Después, con un paño igualmente suave, haz un nuevo frotado hasta que el material se vea perfecto.

 

Vinagre y aceite de linaza

 

El vinagre es un aliado excelente para la limpieza de casa. En este caso, usaremos este líquido en una mezcla a partes iguales con aceite de linaza. Nuevamente tendrás que humedecer el pañito suave y dar una pasada frotando la superficie. En este caso, recuerda que el vinagre blanco es mejor para limpiar pieles claras, mientras que el de sidra es perfecto para abrillantar cueros oscuros.

 

Jabón neutro

 

Este truco es ideal para limpiar manchas en el cuero. En este caso, si ha caído algo como aceite, chocolate u otro tipo de líquido o producto, tan solo tendrás que usar un poco de jabón líquido neutro sobre el problema.

 

Alcohol

 

En caso de que sean manchas muy persistentes, como podrían ser las de bolígrafo o rotulador, puedes humedecer la zona con un paño húmedo y luego aplicar un trapo con un poco de alcohol para obtener buenos resultados.

 

Aceite de ricino y pulido

 

Este truco para rejuvenecer cuero necesita del uso de aceite de ricino. En las zonas envejecidas o cuarteadas, aplica un paño humedecido con unas gotas. Después, pule toda la parte estropeada. Es recomendable usar este truco un par de veces por año, especialmente en cuero que ya tiene algunos años. Así lucirá siempre como nuevo.

 

Utiliza crema hidratante corporal

 

Vamos con otro truco interesante. Si quieres que el cuero no se resquebraje con el paso del tiempo, humecta el material con crema hidratante corporal. Haciendo este proceso una vez cada tres meses, tendrás el material en perfecto estado de revista.

 

Agua destilada y jabón líquido

 

Toca el turno de un truco de limpieza del cuero y pieles. En este caso, añadiremos en un cubo un litro de agua destilada junto con un chorro corto de jabón líquido de manos o corporal. Asegúrate de que todo se mezcla bien. A continuación, moja un paño suave y limpia toda la zona. Luego, vuelve a enjuagar, pero esta vez con un trapo diferente que contenga únicamente agua destilada, y hazlo de forma inmediata, antes de que se seque. Es decir, en cuanto pasas el agua destilada con jabón, vuelves a hacer una pasada con el agua destilada sola.

 

Clara de huevo

 

Tal vez te parezca extraño, pero la clara de huevo es excelente para mantener el mobiliario y sofás de cuero en perfecto estado. En este caso, tendrás que batir la citada clara hasta el punto de nieve para, después, humedecer un paño en ella y frotar toda la zona a limpiar.

 

Removedor de cutículas 

 

Otro truco efectivo para manchas persistentes, como las de tinta, requiere de un removedor de cutículas no graso. Una vez aplicado, se deja actuar durante toda la noche. Al día siguiente se pasa un paño húmedo.

 

Zumo de limón y ácido tartárico 

 

El zumo de limón, mezclado con ácido tartárico, de compra en tiendas de alimentación, será muy eficaz para limpiar cuero. Una vez tenemos el producto resultante, veremos que se forma una pasta que, con ayuda de un paño, aplicaremos y dejaremos reposar unas horas. Luego, se retira con ayuda de un trapo limpio y húmedo.

 

Vinagre blanco con agua 

 

Especialmente indicado para manchas de sal, por ejemplo, podemos hacer una mezcla a partes iguales de vinagre blanco y agua. Luego se aplica hasta que se vea la superficie limpia.

 

Trapo seco

 

A veces, para ciertas manchas, la solución es mucho más sencilla. Por ejemplo, si quieres limpiar cuero que se manchó con grasa, tan solo has de usar un trapo seco. Aplícalo en la zona sin nada de agua o humedad y retira toda la suciedad.

 

Recomendaciones para limpiar cuero

 

Antes de despedir, queremos recordar aquí algunas recomendaciones interesantes para limpiar cuero:

 

- El secado de la pieza es básico. Nunca se dejará al aire libre, es mejor pasar un paño seco y eliminar los restos de humedad.

- Las manchas procedentes de líquidos derramados deben ser eliminadas inmediatamente. Dada la naturaleza porosa del cuero, si no se hace así, la suciedad penetrará profundamente.

- Hay que evitar todo uso de limpiadores abrasivos de cualquier tipo si queremos evitar daños irreparables.

 

Deseamos que estos 13 trucos para limpiar cuero resulten de utilidad y acaben con todos vuestros problemas. Seguro que este precioso material lucirá de escándalo en vuestros hogares con el mantenimiento y aseo correcto.

¿Por qué los productos de cuero están tan cotizados?

 Cotizacion del cuero

El cuero está cada día más cotizado. Y tal vez este hecho te lleve a preguntarte por qué ves este material tan caro. Pero en realidad, cuando te expliquemos el proceso del cuero, sus aplicaciones y sus excelentes ventajas y calidad, verás que, en realidad, su precio no es tan alto; de hecho es todo lo contrario, de ahí su elevada demanda.

 

El proceso del cuero

 

En nuestra empresa tenemos muchos años de experiencia manejando todo tipo de cueros y pieles. Y, podemos decir sin temor a equivocarnos, que tenemos excelentes precios para cada producto que ofrecemos. Pero, aun así, tal vez muchos clientes lo puedan ver en exceso caro. Sin embargo, es un error de percepción muy común. Descubre el porqué.

 

La cría de los animales

 

A continuación, queremos mostrar el proceso enorme por el que pasa el cuero hasta llegar a tu hogar, tu vestidor o una tienda. Arrancamos con la cría de los animales:

 

  • - Sea cual sea el animal del que proceda el cuero, como es lógico, hace falta que tenga una edad mínima hasta que se puede extraer el suficiente material para trabajar con él.
  • - Durante el tiempo de cría del animal, este ha de vivir en condiciones saludables, con las dosis de comida y tranquilidad requeridas. Como podrás imaginar, todo ello conlleva un coste.
  • - Además, según el animal del que se obtenga, no hay mucho cuero que se pueda sacar, pues no siempre todo es aprovechable, como es lógico.
  • - Y, además, según las leyes establecidas, hay que esperar un tiempo hasta que se puede trabajar con el animal, por lo que conlleva unos gastos de salud y manutención importantes.

 

El procesado posterior del cuero

 

Llegados a este punto, el proceso de los productos de cuero está muy lejos de haber acabado. Aún hay muchos pasos por dar hasta que llega a tu hogar:

 

  • - Una vez se está procesando, tratar el cuero no siempre es sencillo, ya que se han de trabajar las pieles con gran número de químicos para lograr los efectos deseados que después se comercializan. Según las leyes internacionales ecológicas, se deben eliminar pigmentos altamente químicos y cambiar por otros naturales. Además, se ha abandonado el proceso de ribera con cromo y plomo, para no contaminar las aguas.
  • - Es más, el cuero no es un material con el que se pueda trabajar fácilmente. Hacen falta años de experiencia y conocimientos, herramientas especiales y mucho tacto, ya que es un producto muy peculiar. Así que cualquier fallo, puede estropear todo el proceso y tirar por tierra horas de esfuerzo. De ahí que haya que contar con grandes profesionales. Cualquier error exige comenzar de nuevo y desaprovechar horas y recursos.
  • - También hay que señalar que el cuero como tal, cuando llega de la piel animal, está lleno de imperfecciones, marcas y picaduras de insectos, etc. Pero a todos nos gusta tener este material en perfecto estado cuando lo adquirimos, de ahí que sea tan difícil de trabajar, ya que cuesta mucho que quede como le gusta al cliente, y para ello hace falta un proceso de curtido largo y muy profesionalizado.

 

Las tasas del cuero

 

Y, por último, encontramos las tasas e impuestos del cuero. En una tienda como la nuestra, donde trabajamos con las mejores calidades, nos preocupa mucho que el producto que llegue al cliente sea el que desea y necesita. Así pues, traemos este material desde cualquier parte, siempre y cuando nos permita ofrecer únicamente lo mejor.

 

Sin embargo, el cuero, especialmente extranjero, tiene una serie de impuestos y tasas que todo comercio como el nuestro ha de pagar para poder vender. De ahí que nos preocupemos de peinar todo el planeta con el único motivo de poner a vuestra disposición las mejores calidades de cuero de cuanto se puede ver hoy en nuestro país.

 

Productos de cuero, un material al que sacar mucho partido

 

Además de todo el proceso que ya hemos visto, los productos de cuero son materiales a los que sacar mucho partido. Tal vez no te has fijado, pero tu propia vida está rodeada de cuero, ya que posee excelentes ventajas:

 

  • - Es un material muy resistente.
  • - El cuero es muy confortable.
  • - Se adapta a todo tipo de temperaturas, soportando el frío extremo y el calor excesivo.
  • - Es también muy adaptable a diversas formas del cuerpo, desde ropas hasta calzado o guantes.
  • - Es de aspecto suave y de apariencia elegante, aunque este punto depende del tipo de piel de procedencia. Pero todas tienen sus características singulares que lo hacen idóneo para según qué cometidos.
  • - Tiene una poderosa resistencia al paso del tiempo, por lo que apenas se deteriora, por más años que pasen.
  • - Posee una baja absorción de líquidos, así que es difícil que se manche o deteriore.
  • - Con el paso de los años, se embellece y gana en elegancia.
  • - Incluso en decoración, es perfecto para combinar con cualquier mueble, desde hierro hasta madera o acero.
  • - Es muy cálido y dócil, una vez ha sido procesado.
  • - Es genial para la elaboración de material de trabajo, como los guantes o herramientas de ganadería, etc.

 

El cuero, un producto muy demandado por su versatilidad y elegancia

 

Es decir, que el cuero es muy demandado a día de hoy por muchos factores, pero principalmente por su enorme versatilidad y elegancia.

 

Los productos de cuero encajan perfectamente en la decoración, la moda, el trabajo, la construcción, etc. Así pues, es enormemente versátil en sus usos.

 

Y, por si fuera poco, es uno de los materiales más elegantes que existen. Ya sea en vestidos, ambientando comedores y salones del hogar, en abrigos y cazadoras… Es decir, estamos ante un material que puede aportar sobriedad, colorido, imagen clásica o contemporánea…

 

Y, por si fuera poco, su limpieza y mantenimiento son muy sencillos. Los mejores especialistas sabemos que si se cuida adecuadamente, durará más de 20 años en perfecto estado.

 

Eso sí, cuida de que no se derramen líquidos corrosivos sobre él, que no acumule mugre o polvo, y aplica trapos secos y cremas humectantes especiales cada cierto tiempo para que se conserve en perfecto estado de revista.

 

Ya has visto las muchas utilidades de los productos de cuero y por qué es tan cotizado. Un material único combinable con prácticamente todo. Así que, si tienes dudas sobre cómo y dónde comprar el mejor cuero, ¡enhorabuena! Has venido a lugar indicado. Bienvenido.

La guía más completa sobre los tipos de piel

 Tipos de piel

Descubre la guía más completa sobre los tipos de piel. ¿Crees que da igual usar una u otra? Pues no es así, ya que según cuál sea tu objetivo y para qué la necesites, será recomendable utilizar la adecuada. Descubre por qué.

En el mercado puedes encontrar diversos tipos de pieles de varios animales, pero no todas son iguales ni tienen las mismas utilidades y finalidades.

Por poner un ejemplo rápido y gráfico, la piel de cerdo es más áspera y dura, mientras que la de vacuno es más suave y con un tacto agradable al tocarla. Como es evidente, estas diferencias tan claras son las que definen la característica del cuero resultante y en qué conviene usarlo, así como en qué no es nada recomendable utilizarlo.

No hay que olvidar que cada animal proviene de una línea genética diferenciada según su especie, lo que le lleva a generar una serie de rasgos particulares, hábitos alimenticios propios, formas de vida singulares, etc.

No obstante, hay muchos más condicionantes que definen el tipo de piel. Es decir, según la crianza del animal, la edad, su alimentación particular, etc., obtendremos unos resultados u otros.

 

Tipos de piel según el animal

 

Así pues, las características según el tipo de piel de un animal concreto variarán y tendrán unos usos especiales definidos y recomendados. ¿Te parece si los vemos?

 

Piel de vacuno

Comenzamos con uno de los tipos de piel más comunes, la de vacuno. En este caso, como decimos muy empleada a nivel mundial, encontramos un cuero de gran calidad, realmente versátil, y muy recomendable para el trabajo creativo como la moda o la decoración.

La piel de vacuno es compacta, con un toque rígido, pero muy leve, lo que la convierte en bastante flexible. De esta forma encontramos un material muy resistente y de una durabilidad óptima.

Es muy suave y agradable al tacto, aunque puede presentar estrías, agujeros o algún tipo de marca superficial.

 

Tipos de pieles de vacuno

Como hemos dicho, los tipos de pieles, incluso siendo este caso del vacuno, pueden variar según la alimentación, edad del animal, especie concreta, etc. Así pues, podemos distinguir una serie de variantes:

-          Piel de serraje: este tipo de piel vacuna es perfecta para usar en materiales de calidad que necesiten amplia resistencia, como los guantes de trabajo, la marroquinería o la cetrería.

-          Piel de nobuck: la vaca nobuck es una especie vacuna especial cuya piel es ideal para trabajos de alta resistencia, como pueda ser la ganadería, el calzado o los cinturones. Sin embargo, por su elevada calidad, también es ideal para tapizados, artesanías, adornos, etc.

-          Piel de becerro: dado que el becerro tiene pelo fino con folículos muy juntos, la piel resultante es muy lisa, por lo que su textura es suave, aterciopelada e ideal para adornos y complementos.

Como podemos observar, la piel de vacuno, en cualquiera de sus tipologías, es perfecta para trabajos de marroquinería, tapicería, engrasados, rústicos o incluso charol.

Además, está también la variedad de piel de vaquetilla natural, de alta calidad, que tiene un curtido vegetal sin cromo, por lo que es perfecta para tintados, repujados, pirograbados y todo tipo de trabajo artesanal.

 

Piel de cabra

Vamos ahora con la piel de cabra. En este caso encontramos un material extremadamente fino, pero a su vez muy compacto y flexible. Dada su enorme resistencia, es ideal para todo tipo de trabajos.

 

Tipo de pieles de cabra

Al igual que con el vacuno, cada uno de los tipos de piel tiene sus especificaciones y singularidades dependiendo de la especie concreta, y con la cabra esto no es diferente:

-          Piel de ante: piel muy fina y agradable al tacto, es de gran resistencia, lo que la convierte en perfecta para artesanías, calzados o bolsos.

-          Piel de cordero: otro tipo de piel muy resistente, fino y compacto, que también es perfecto para fabricar artesanías y complementos, así como todaclase de marroquinerías.

Además, dentro de los tipos de piel de cabra encontramos dos en particular que están indicadas para la confección y los textiles:

-          Piel de ante confección: recomendada para confeccionar chalecos, chaquetas, etc.

-          Piel de napa – cordero confección: también perfecta para idear trabajos textiles como pantalones o guantes.

Y no nos olvidamos de la piel laminada de cabra,bonita y suave, ideal para decoraciones, confección de complementos, etc.

 

Piel de cerdo

Vamos ahora con la piel de cerdo. En este caso nos encontramos con un material de gran resistencia, muy fuerte y extremadamente duradero.

La piel de cerdo tiene un aspecto moteado, hecho que se produce debido al pelo del animal, presentado en grupos de tres cabellos de extremada rigidez.

 

Tipos de piel de cerdo

En este caso, la piel suele variar dependiendo del tratamiento de curtido que se le haga y de la especie concreta de animal. Así pues, encontramos:

-          Piel de cerdo flor: al ser un tipo de piel muy resistente, está especialmente indicado para los forros y el calzado ortopédico.

-          Piel de cerdo pecarí: este tipo de piel es excelente, ya que a su enorme resistencia se le une un tacto realmente aterciopelado y suave. Así pues, es un material perfecto para confeccionar artesanía de todo tipo, forros, interiores, etc.

-          Piel de cerdo planchado: esta piel, al estar planchada, posee una rigidez especial, lo que la hace ideal para usar en interiores y en artesanía.

-          Piel de cerdo de serraje: una piel especial para fabricar interiores de calzado, confección, bolsos e incluso productos de ortopedia.

 

Piel exótica

El último de los tipos de piel al que nos referimos tiene el sobrenombre de exótica. ¿Quiere esto decir que viene de algún animal de países caribeños o del estilo? Realmente no. En verdad, es un material mezclado que, por su tratamiento, tiene usos especiales. En este caso encontramos:

-          Pieles de pelo: ideales para adornos, bolsos, decoración, etc. En este caso pueden simular la piel de un leopardo, una cebra o incluso un traje militar de camuflaje.

-          Pieles de fantasía: aquí se logran texturas especiales para todo tipo de trabajos, ofreciendo tactos envejecidos, brillantes, rugosos, etc.

-          Pieles grabadas: estas pieles también tienen un tacto especial, de ahí el sobrenombre de grabadas. Ofrecen formas singulares que las hacen perfectas para todo tipo de trabajos.

Deseamos que esta completa guía sobre los tipos de piel te resulte útil a la hora de elegir correctamente el material que estás necesitando.

por página

4 Artículo(s)

8